Un aminoácido de las pipas de calabaza para acabar con los parásitos intestinales

A las múltiples propiedades de este alimento, desechado en muchos países donde prioritariamente se consume su carne, y que a continuación detallaremos, ahora se une la acción vermífuga (antiparasitaria) frente a los hospedadores habituales del intestino humano.

De eficacia clínicamente contrastada por decenas de estudios, la cucurbitina, un aminoácido de tipo alcaloide presente en las pipas de calabaza, y ahora comercializado en forma de aceite apto para el consumo humano, estimula la secreción gástrica y paraliza la musculatura de parásitos como la tenía (solitaria), áscaris lumbricoides (lombriz intestinal) y oxiuros (el helminto más común en niños del continente americano); favoreciendo su desprendimiento de la pared intestinal y su expulsión por vía fecal con ayuda de laxantes tradicionales.

Su consumo frente a parásitos:

  • Semilla cruda o tostada, preferiblemente molida y mezclada con azúcar o miel: 20-30 semillas cada 3 horas, después de un día en ayuno.
  • En forma de aceite: una cucharada cada tres horas durante el primer día, al que seguirán otras 24-48 de dieta blanda, que preferentemente incluya ajo, y que ayude a la expulsión del parásito por vía fecal.

Otras excelentes propiedades de esta semilla se basan en su composición nutricional:

Antiinflamatorio natural: previene y reduce el adenoma benigno de próstata, así como el agrandamiento anormal (hiperprostatismo) y la atrofia de esta glándula, asociado con micción débil y dolorosa. El mismo efecto antiinflamatorio produce mejora en los procesos que cursan con infección de las vías urinarias y la vejiga (cistitis).
Protector frente a la desmineralización corporal: fuente de minerales como el zinc, hierro, selenio, manganeso, magnesio y potasio, previene contra la caída del pelo, la caries y la debilidad de las uñas.

Laxante y diurético natural: con un aporte de fibra de aproximadamente el 20%    Protector cardiovascular: gracias a su riqueza en ácidos grasos mono (ácido oléico) y poliinsaturados (ácido linoleico, principal en la semilla), que ayudan a reducir el colesterol “malo” a la vez que aumentan el colesterol “bueno”.

Protector de la piel: fuente de betacaroteos y vitaminas C, E, B1, B2, B3 y B6.

Antiséptico: tradicionalmente usado en forma de cataplasma de aplicación cutánea frente a mordeduras de animales.

…. Y alguna más asociada prioritariamente a su aporte de zinc (vista, producción de esperma e impotencia, etc.), hacen de éste, un alimento digno de estudio y para el que se han descrito algunos efectos tóxicos asociados principalmente a problemas de coagulación sanguínea.

Deja un comentario