La bacteria del estómago. Helicobacter Pylori y su transmisión mediante la dieta

Pese a que se ha detectado en la saliva y la placa dental, lo que presupone una posible v√≠a de contagio oral (compartir menaje y cubiertos, pr√°cticas inadecuadas como masticar, toser o estornudar sobre alimentos durante su elaboraci√≥n, etc.), la transmisi√≥n fecal-oral parece la causa m√°s probable para que esta bacteria colonice nuestro est√≥mago, donde puede permanecer a√Īos de forma asintom√°tica.

Helicobacter pylori es excretada a trav√©s de las heces de portadores, pudiendo contaminar aguas y suelos de cultivo (directamente o a trav√©s de riegos). Alimentos destinados a consumo crudos inadecuadamente desinfectados, como hortalizas, fruta y otras verduras, pueden actuar como veh√≠culos portadores hasta el organismo humano.

Esta bacteria que infecta el epitelio g√°strico, es el √ļnico organismo vivo capaz de soportar las condiciones de extrema acidez que se generan en el est√≥mago. Esto se debe en parte a la acci√≥n de una enzima que la propia bacteria produce, la ureasa, capaz de descomponer la urea (habitual de este ambiente) en mol√©culas alcalinas (amoniaco y bicarbonato), reduciendo de este modo la acidez del medio.

Capaz de provocar deficiencias severas en la absorci√≥n de nutrientes, la bacteria se acomoda en la superficie de las c√©lulas de la mucosa g√°strica, produciendo √ļlceras p√©pticas y episodios de gastritis que pueden volverse cr√≥nicos y derivar en afecciones m√°s graves como la peritonitis (al da√Īar el revestimiento mucoso, facilita la penetraci√≥n de √°cidos bajo la mucosa protectora).

El estudio reciente de la actividad de este organismo, le atribuye propiedades como carcinógeno tipo I, y la relaciona con el desarrollo de cáncer gástrico (factor de oncogénesis).

Presente en el 50% de la poblaci√≥n mundial y en niveles superiores al 70% en pa√≠ses en v√≠as de desarrollo, es habitual detectarla en aguas estancadas o contaminadas con res√≠dales, por lo que tragarla durante el ba√Īo (especialmente en el caso de menores de 10 a√Īos) supone tambi√©n una posible v√≠a de contagio a tener en cuenta.

Síntomas de la presencia de la bacteria: acidez, nauseas, sensación extrema de saciedad y hambre transcurridas 2-4 horas tras la comida, regurgitación y eructos, dolor abdominal e indigestión.

Recomendaciones frente a la infección:

  • Debido a que la bacteria ha sido aislada en mascotas como perros o gatos, y pese a que existe cierta controversia en cuanto a esta posible v√≠a de infecci√≥n, se recomienda evitar que laman a ni√Īos peque√Īos.
  • Evitar consumir sustancias irritantes para el est√≥mago como alcohol o cafe√≠na y fomentar la ingesta de alimentos con alto contenido en fibra.
  • El t√© verde es un contrastado preventivo frente a los procesos inflamatorios derivados de Helicobacter Pylori, y los tradicionales platos asi√°ticos (kimchi) a base de verduras fermentadas, han resultado ser portadores de una bacteria (Lb. Plantarum), capaz de inhibir el desarrollo de c√©lulas cancer√≠genas y reducir la actividad de la ureasa.

Deja un comentario