¬°! NO TOQUES MI ENSALADA ¬°!

Ya s√© que llevas m√°s de 20 a√Īos trabajando en una cocina y ‚Äúnunca hab√©is tenido ning√ļn problema‚ÄĚ; pero precisamente eso me da m√°s miedo que si llevaras 2 semanas y a√ļn te mantuvieses alerta sobre las pocas o muchas precauciones y h√°bitos que te recomendaron en el √ļltimo curso de manipulador de alimentos. Puede que todav√≠a no te hayas insensibilizado del todo frente a la rutina laboral y te sientas responsable al saber que la verdura que estas cortando acabar√° antes o despu√©s en la boca de alg√ļn confiado consumidor.

Ya s√© que las tienes limpias, o al menos eso crees, pero es que la percepci√≥n del t√©rmino ‚Äúlimpias‚ÄĚ no es la misma para m√≠ que para ti. En fin, yo me dedico a analizarlas y a ver en c√≥mo te desenvuelves en tus instalaciones con los medios de los que dispones, y tu‚Ķ‚Ķ bueno, son tus manos, qu√© vas a decir de ellas.

Yo eval√ļo c√≥mo te las lavas y si dispones de la actitud y dotaci√≥n adecuada para hacerlo. ¬ŅTienes alg√ļn dispositivo de pedal?, aunque ni mucho menos esto es determinante ya que contar con √©l no implica ni de lejos utilizarlo, de hecho, m√°s del 30% de los dispositivos de acci√≥n no manual de instalaciones relacionadas con el lavado de manos no funcionan correctamente.

¬ŅQu√© soy un poco quisquilloso? No hombre, cualquier otro grifo de accionamiento manual representa un aut√©ntico caldo de cultivo de bacterias, un punto caliente en la proliferaci√≥n de microorganismos que encuentran en √©l,  niveles elevados de nutrientes y humedad.

Por supuesto que en casa no tienes dispositivo de pedal. Pero en tu casa eres responsable de los tuyos, y c√≥mo tuyos que son, velas por ellos y los proteges; mantienes un grado de limpieza que se escapa de tu control en la cocina del restaurante, donde la responsabilidad de tus actos recae sobre personas an√≥nimas, desconocidos que se sientan a la mesa y a los que quiz√°s no vuelvas a ver. En tu casa el tr√°fico es limitado, mientras que en el centro de trabajo cuando accionas ese grifo con las manos no tienes garant√≠a de que previamente no haya sido manipulado por alguien que ha salido con prisas del servicio. Y recuerda‚Ķ.. tus manos est√°n tocando la ensalada que me tengo que comer‚Ķ y por la que voy a pagar.

¬ŅTienes un gel para lavarte las manos? (ojo, he dicho un gel no el dosificador de lavavajillas). En el mercado existen geles para higienizar las manos de operarios de cocina en contacto con alimentos; geles nacarados y sin colorantes. Con acci√≥n bactericida para favorecer la eliminaci√≥n de microorganismos. No son m√°s caros y como hemos dicho antes s√≥lo se trata de sentido de la responsabilidad.

Bueno, no me digas que ‚Äúno te queda papel para secarte las manos‚ÄĚ. Este ‚Äúpuntual‚ÄĚ problema es un cl√°sico en mis visitas a cocinas; ‚Äúse acab√≥ esta ma√Īana‚ÄĚ, a lo que sigue la pregunta: ¬Ņy d√≥nde te secas‚Ķ.?Aunque lo pregunto ya se la respuesta, s√≥lo tengo que ver extenso cat√°logo de pa√Īos de manos y trapos h√ļmedos dispersos por toda la cocina; reservorios m√≥viles de contaminantes y suciedad, multiusos que no dejan de entrar en contacto con las manos de quien queriendo limpi√°rselas, no hace m√°s que ensuci√°rselas.

Y recuerda‚Ķ..mi ensalada no est√° sujeta a ning√ļn tipo de calentamiento que inactive los contaminantes, por lo que estos acabar√°n en el plato, tal vez multiplicados si no hemos mantenido en refrigeraci√≥n previa al servicio.

Que tengas un cepillo de u√Īas, agua caliente en la dotaci√≥n para el lavado de manos o que no esperes el tiempo suficiente hasta que salga, casi que no importa si previamente no has cumplido alguno de los pasos anteriores.

He de decir que en ocasiones, la mayor parte de la responsabilidad no es del manipulador, (aunque los hay que teniendo todo cuanto se requiere no hace uso de ello), sino del due√Īo de la instalaci√≥n, ajeno a sus propias deficiencias y m√°s preocupado por la apariencia del plato que por la seguridad del mismo.

Deja un comentario